Lysis (Monólogo 2013)

Ser negra o blanca, gruesa o delgada. Ser desde hilo de telaraña hasta cadena de prisión. Corta o larga, fuerte o débil… buena o mala al fin. ¡Qué difícil es hallar el centro, el balance, el punto ideal! Me elevo y desde lo alto veo el enredo que han hecho de mi. Los uno, los suelto, los conecto y luego pelean. Incluso hay veces que la conexión sólo sirve en uno de los sentidos, como si amar sin ser amado fuese real. Mayoritariamente soy falsa, soy creación de la hipocresía, de las ilusiones de ustedes… miserables seres, esclavos de las pasiones del alma, sedientos de mí, dependientes y cobardes ante la soledad. Tanto, que necesitan creer que los corazones están unidos con unos inventados hilos invisibles que bien podrían no existir.
Pero ustedes creen, creen en mi y por eso existo. Viven creándome en pedazos, construyéndome para conectarse con otros como si yo fuese un puente: entre mas largo, mas débil y vulnerable. Pues un día llega la ira y me destruyen en cuestión de instantes, y aunque donde fuego hubo cenizas quedan, los escombros no unen dos almas, las ruinas de una muralla no evitan el paso del enemigo, mi esencia se esfuma, se evapora, se pierde… y sólo queda memoria. Memoria que no me alberga.
A veces, que pocas son, corro en las venas con la sangre, floto en el alma, soy intrínseca, básica, primaria… y entonces perduro. Esas veces soy simple como el amor de una madre. A veces, soy pura y desinteresada, soy buena larga y fuerte; soy real, soy verdad. Estoy en mi esplendor sin necesidad de que se sude o un océano o de que se llore sangre en mi nombre. Esas veces no esclavizo, soy un placer. Querer querer y la alegría es una consecuencia.
En una selva, los animales saben bien a quien llamar amigo, las conexiones son claras y no se resquebrajan. Difícilmente hay traición, la vida tiene un curso y este simplemente se sigue. Las relaciones están petrificadas en el tiempo, no cambian su sustancia. El león quiere al ciervo muerto y el ciervo al león lejos. La conexión está bien estructurada y su complejidad no es ni siquiera compleja. Los leones y los ciervos no se aman.
Pero cuando se siembra el alma en los cuerpos, Romeo y Julieta se enamoran, quiebran los estatutos; el espíritu se empodera y el debido curso de la vida se ve amenazado. Se convierten pues, ustedes, en un torbellino de deseos e intereses. Cuando el alma rige a la razón, en vez de la razón regir al alma; aman ustedes sin lógica alguna y a cualquiera llaman amigo. Cuando se sienten dioses y pretenden crearme y destruirme en los espacios que los separan volviéndolos individuos, cuando quieren conectarse, cuando buscan unión y me utilizan como medio para ello, me arrebatan la fuerza y entre mas precipitadas sean sus acciones, mas débil soy yo.
Lo determinado, lo que dura nueve meses, lo que un día fue parte de otro cuerpo, lo que es básico y todo ser humano puede, lo que es destino, lo que está hecho para ser y es simple… eso es fuerte. Si me apuntan hacia el bien o hacia el mal, si me eligen… no sé si soy.
Valeria Farrés

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s